La ciencia histórica y su enseñanza. Implicaciones en la sociedad y la cultura

Carmen Aranguren R.

Resumen


El interés actual por la historia y su enseñanza ha cobrado fuerza, entre otras razones, por haberse convertido en escenario de controversias y apropiaciones ideológicas. El conocimiento histórico, crítico y plural, permite aclarar dónde estamos, qué ocurrió y hacia dónde hemos de avanzar. En este sentido, la formación histórica como práctica ética y social, evidencia una trama entre saberes, valores y política. De este modo, la enseñanza de la historia regula indirectamente el comportamiento ciudadano en la esfera del orden sociopolítico. La ciencia histórica descriptiva y su enseñanza reproductiva han dado paso a nuevos paradigmas que encauzan el conocimiento y sus enlaces axiológicos por rutas innovadoras en respuesta a la demanda de intensos cambios culturales en sus múltiples manifestaciones. El campo de la historia enseñada posee espacios de sociabilidad plurales y contradictorios; en consecuencia, su análisis exige penetrar distintos itinerarios teóricos, disciplinares, sociales pedagógicos y cívicos, transitados por los sujetos actores en un ámbito de negociación de significados. La teoría y la práctica de la enseñanza histórica poseen el fin político de formar ciudadanos en la diversidad y preservar la memoria colectiva, sobre todo en nuestras sociedades donde el olvido ha sido una razón de pérdida identitaria.

Palabras clave


Historia; Enseñanza; Nuevos paradigmas; Sociedad y cultura ciudadana

Texto completo:

PDF


E-ISSN: 2343-5682
E-Depósito Legal PPI 201202ME4038


Creative Commons License
Todos los documentos publicados en esta revista se distribuyen bajo una
Licencia Creative Commons Atribución -No Comercial- Compartir Igual 4.0 Internacional.
Por lo que el envío, procesamiento y publicación de artículos en la revista es totalmente gratuito.